Para José Pedraza Chaverri, el Premio Universidad Nacional 2015

Con más de 30 años de labor docente en la UNAM y más de cuatro mil citas por su trabajo de investigación, además de una patente en proceso, el académico José Pedraza Chaverri, adscrito al Departamento de Biología de la Facultad de Química (FQ), fue distinguido con el Premio Universidad Nacional 2015 en el Área de Docencia en Ciencias Naturales.

Este galardón, máximo reconocimiento que otorga la Universidad Nacional a sus académicos, le fue entregado por el entonces Rector José Narro Robles el pasado 4 de noviembre, en una magna ceremonia realizada en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario.

Pedraza Chaverri, cuya línea de investigación central es la citoprotección por antioxidantes dietarios e inductores de proteínas de fase 2, en la que busca analizar el mecanismo del efecto protector de compuestos antioxidantes naturales y sintéticos en diversas patologías, inició su labor como ayudante de profesor en la asignatura de Bioquímica en la Facultad de Ciencias en 1982 e ingresó como Profesor Titular “C” de Tiempo Completo a la FQ, en junio de 1994.

Para el universitario, la docencia es el arte de formar personas para su ejercicio profesional. En esta labor, destacó en entrevista, se debe buscar que los alumnos puedan desarrollar una actitud crítica ante la información que se les otorga, así como despertar en ellos la curiosidad por saber más para, con ello, “enfrentar su vida profesional de manera exitosa”.

Además del amor por la profesión, José Pedraza refirió que el docente debe realizar investigación para llevar las inquietudes derivadas de esa actividad al salón de clases, “de manera que haya una articulación entre el trabajo de investigación que se lleva a cabo y la docencia. Así se puede presentar la información de un modo crítico y lograr que el estudiante entienda que, aunque exista mucha información sobre determinado tema, aún hay mucho por realizar”.

Pedraza Chaverri reconoció que la docencia ha sido una experiencia grata y altamente satisfactorio “ver el efecto que produce este trabajo en los alumnos”. Desde su perspectiva, la docencia es más que un trabajo, es una actividad que se realiza con entusiasmo y con la intención de que el alumno no sólo obtenga información sino formación. “Años después de haber dado clases, algunos alumnos recuerdan al maestro con cariño y eso es sorprendente y muy agradable”.

El docente, afirmó, debe tratar de que el alumno sea disciplinado, crítico y comprenda que su formación académica es fundamental para su desarrollo profesional. “En la era de la información debemos estar abiertos a todas las opciones, pero también ser analíticos en cuanto a las fuentes consultadas. En esta época ya no podemos explicarnos la vida sin Internet y en el área de investigación continuamente se utilizan bancos de información. Se debe buscar que el estudiante desarrolle una capacidad crítica para obtener información de fuentes confiables”, apuntó el galardonado.

Finalmente, Pedraza Chaverri señaló que obtener el Premio Universidad Nacional, representa “desde luego una gran distinción, pero también una gran responsabilidad de redoblar los esfuerzos por mejorar la enseñanza y la comunicación con los alumnos”.

Trayectoria

José Pedraza Chaverri es originario de Ciudad Mante, Tamaulipas. Obtuvo el título de Químico Farmacéutico Biólogo en 1978, en la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, y los grados de maestro y de doctor en Bioquímica en 1982 y 1985, respectivamente, en la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Realizó una estancia sabática en la Clínica Mayo de Rochester, Minnesota, Estados Unidos, y actualmente se desempeña como Profesor Titular “C” de Tiempo Completo en la FQ. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores con el Nivel III, y mantiene el máximo nivel de estímulos en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo.

Es coautor de un total de 263 artículos científicos y de difusión, así como de ocho capítulos de libros, y ha sido árbitro de manuscritos científicos en 367 ocasiones. Su labor docente como profesor de la asignatura de Bioquímica en la Facultad, ha continuado de manera ininterrumpida desde 1995, donde también participa con un módulo en la materia optativa Aplicaciones de Bioquímica y Biología Molecular de la carrera de QFB, así como en los posgrados Especialización en Bioquímica Clínica y en la Maestría y Doctorado en Ciencias Bioquímicas.

En sus estudios de investigación clínica, evalúa posibles alteraciones y blancos terapéuticos de la defensa antioxidante en pacientes con patologías asociadas al estrés y el daño oxidante, como la diabetes.

En esta línea, ha hecho aportaciones fundamentales para estudiar y caracterizar el mecanismo citoprotector de diversos antioxidantes dietarios, como la S-alilcisteína (derivada del ajo), el sulforafano (derivado de plantas crucíferas, como el brócoli), la curcumina (derivada de la planta Cúrcuma longa y contenida en el curry), la alfa-mangostina (derivada de la planta Garcinia mangostana) y el ácido nordihidroguayarético (derivado de la planta de uso medicinal conocida como chaparral o gobernadora y que crece en las zonas semidesérticas del norte del país).

El profesor de la FQ ha sido director de tesis de 103 alumnos: 62 de licenciatura, 27 de maestría y 14 de doctorado. Ha formado diversos grupos de investigación; sus ex alumnos de doctorado y de posdoctorado hoy dirigen sus propios grupos en centros como el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, el Instituto Nacional de Cancerología, así como en la Facultad de Medicina, la Facultad de Estudios Superiores Iztacala y la FQ de la UNAM.

Además, ha recibido diversos premios, como el Reconocimiento Catedrático UNAM y, en los años 2013 y 2014, los reconocimientos de la Universidad Nacional por pertenecer al grupo de académicos más citados.

También podría interesarte