Incrementó la Facultad de Química su Producción Científica y Vinculación con la Industria

La Facultad de Química (FQ) ha mantenido un índice creciente en su producción científica de alcance internacional en los últimos seis años, que la convierte hoy, en números absolutos, en una de las entidades más destacadas de la UNAM en la publicación de artículos originales en revistas prestigiadas en el mundo, señala un estudio del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la Universidad Nacional.

Asimismo, durante ese periodo, ha logrado una ascendente vinculación con las más importantes empresas de los sectores petrolero, minero, farmacéutico y de alimentos.

Tan sólo con Pemex firmó de 2000 a 2006, 140 convenios, 75 de ellos desarrollados en la Torre de Ingeniería, contribuyendo de manera importante al total de proyectos que se elaboran en ese espacio, donde confluyen cinco entidades universitarias.

De acuerdo con un estudio del IIMAS de la UNAM, la FQ publicó de 2000 a 2006, mil 235 artículos en revistas indizadas, lo que la ubica, en números absolutos, en una de las de mayor producción en este ámbito dentro de las entidades universitarias.

El director de la Facultad de Química, Eduardo Bárzana García, señaló que el incremento en la producción científica de la entidad se debe, entre otros factores, a la contratación de nuevo personal académico con nivel posdoctoral, la madurez de grupos de trabajo ya consolidados, así como la aplicación de mayores recursos para la investigación.

Resaltó que en la FQ la investigación está íntimamente ligada a la formación de recursos humanos. Así, los jóvenes participan directamente en este trabajo, dirigidos por profesores, lo que produce una doble ganancia: un esfuerzo serio, comprometido y receptivo por parte de los alumnos, así como su alta capacitación, que los coloca en condiciones favorables dentro del mercado laboral cuando egresan.

Al referirse a la vinculación con el sector productivo, afirmó que en particular con Pemex, existen grupos de académicos que han dado excelentes resultados en su colaboración con la empresa petrolera, lo que ha derivado en nuevos convenios de trabajo. Detalló que de manera natural, la química está ligada al sector productivo y de servicios, ya que se relaciona con aspectos como la contaminación, elaboración de alimentos, fármacos y plásticos, así como con la industria minera, entre muchas otras áreas. Esto aplica también al ámbito de la capacitación y actualización por la vía de la educación continua para profesionistas de estas áreas.

También expuso que en los últimos cinco años, con el apoyo de la administración central, se incrementó la infraestructura científica, con equipos de punta que permiten realizar análisis y experimentos sofisticados, lo cual “nos colocan en una posición destacada y única, que es de interés para aquellos que demandan algún servicio de investigación y desarrollo”.

El secretario académico de Investigación y Posgrado de la FQ, Jorge Vázquez, resaltó por su parte que la Facultad es la entidad de la UNAM con el mayor número de profesores en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), en números absolutos, al alcanzar 140, quienes participan en más de 300 líneas de investigación; casi la mitad de éstos están clasificados dentro de los dos niveles más altos.

Coincidió en que en la Facultad de Química actual, la contratación de profesores se da en base a un perfil de profesor-investigador, al ser académicos comprometidos no solo con la docencia, sino también con el desarrollo de la investigación, como una forma de incrementar el desempeño de sus estudiantes y promover la publicación de artículos originales, innovadores y de calidad.
“Si hacemos un comparativo, la FQ tendría por sí sola, niveles de productividad científica similares o superiores a los de algunas universidades estatales” aseguró.

Destacó que la UNAM sigue siendo la productora del 50 por ciento de la ciencia nacional. En ese marco, la Facultad de Química es hoy la más importante del país en su disciplina.
Esto refuerza de manera notable su misión pedagógica y docente al complementar, como pocas, la formación curricular, teórica y experimental, con la participación directa de los estudiantes de licenciatura en proyectos de investigación y desarrollo.

Cabe destacar que bajo este modelo, recientemente fueron acreditadas las cinco carreras que imparte -Ingeniería Química, Ingeniería Química Metalúrgica, Química, Química Farmacéutica Biológica y Química de Alimentos- por organismo externos, lo que es un reconocimiento público de su calidad.
Actualmente, la Facultad participa en siete programas de posgrado de la UNAM y es sede de la especialización en Bioquímica Clínica. De estos, cinco pertenecen al Programa Nacional de Posgrado (PNP) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

De este último grupo, los programas de maestría y doctorado en Ciencias Bioquímicas y el doctorado en Ciencias Químicas se encuentran catalogados como competentes a nivel internacional y los restantes como alto nivel.

Vínculos con el sector productivo

Por otro lado, la FQ ha mantenido una relación dinámica y cada vez más diversa con el sector productivo público y privado. Así, establece convenios y ofrece servicios a más de un centenar de instancias gubernamentales y empresas que pertenecen a la industria minera, petrolera, farmacéutica y de alimentos. Tan sólo en 2006, la entidad obtuvo ingresos extraordinarios totales por 80 millones de pesos.

José Luis Mateos Gómez, profesor emérito y asesor de la dirección de la FQ, indicó que del año 2000 al 2007, la Facultad ha firmado importantes convenios de colaboración con Pemex Refinación y con Pemex Gas y Petroquímica para la solución de problemas complejos de esta industria, por un valor aproximado de 200 millones de pesos.

También, durante los últimos 30 años ha colaborado con esta empresa petrolera en aspectos tales como cursos de educación continua para su personal, diplomados, conferencias y seminarios, en temas relacionados con ahorro de energía, seguridad, capacitación y protección ambiental, entre otros.

Asimismo, ha trabajado con Pemex y el Instituto Mexicano del Petróleo en proyectos compartidos de docencia, formación de recursos humanos de posgrado y en el desarrollo de nuevas áreas de investigación como la de catalizadores.

Detalló que la FQ ha realizado 75 de esos convenios en la Torre de Ingeniería, donde desarrollan proyectos cinco entidades universitarias: las facultades de Ingeniería y Química, el Instituto de Ingeniería, el Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET) y el Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS)

Para desempeñar su labor, precisó, los grupos de trabajo de la FQ instalados en la Torre de Ingeniería acuden constantemente a las Refinerías de Pemex Refinación ubicadas en Tula, Hidalgo; Cadereyta, Nuevo León; Ciudad Madero, Tamaulipas; Salina Cruz, Oaxaca; Salamanca, Guanajuato, y Minatitlán, Veracruz.

Otra instancia de la Facultad de Química que tiene un gran dinamismo en la relación industrial es la Unidad de Servicios Analíticos para la Investigación (USAI), la cual ofrece técnicas sofisticadas, útiles para distintos campos industriales, tales como análisis de aguas y suelos, toxicología, medicina, industria petroquímica y farmacéutica, así como el estudio de cementos, materiales cerámicos, productos cosméticos, alimenticios y materias primas, entre muchos otros.

En el año 2006, la USAI atendió a 70 solicitantes externos, realizando dos mil 131 servicios. En lo que va del 2007, el número de clientes alcanza ya los 70. Con ello, la Unidad genera al año ingresos extraordinarios por aproximadamente dos millones de pesos.

De esta manera, la FQ ha realizado contratos, convenios y servicios con importantes empresas e instancias gubernamentales en los últimos cuatro años, entre las que destaca Pemex, Allied Domecq, Grupo Petroquímico Beta, Instituto Mexicano del Petróleo, y el Gobierno del Distrito Federal. Han sido de gran relevancia los convenios alcanzados con la industria minera, principalmente con Minera México, Mexicana de Cobre, Mexicana de Cananea y Grupo Peñoles.

En cuanto a las instancias gubernamentales, ha sido dinámica la vinculación con Comisión Federal de Electricidad, Aeropuertos y Servicios Auxiliares, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como con diversas instituciones educativas de la República Mexicana.

En la relación con la industria farmacéutica, se han realizado servicios a prestigiados laboratorios tales como Pfizer, Vanquish, Kendrick, Abbot, Armstrong y Bayer, entre muchos otros.

Destacan proyectos de desarrollo y servicios con otras empresas tales como Coca-Cola, Peñoles, L’Oreal, Grupo Modelo, Cemex y Polioles.

Finalmente, el director de la Facultad de Química de la UNAM destacó que otro de los logros de la entidad ha sido materializar un anhelo de varios años: extender sus sitios de investigación, al establecer una nueva sede en Sisal, Yucatán, con laboratorios de Biotecnología de Alimentos, Farmacología y Química Analítica, que complementarán las actividades que en ese lugar lleva a cabo la Facultad de Ciencias, lo que ha significado un salto importante en este ámbito.

También podría interesarte