Recibieron 201 estudiantes en 2018, la Beca Profesores Pro-Alumnos “Bob” Johnson

Para sufragar gastos de transporte

Un total de 201 alumnos de la Facultad de Química se vieron beneficiados en 2018 con el Programa de Becas Profesores Pro-Alumnos “Bob” Johnson, un apoyo económico proporcionado por profesores, administrativos y egresados de esta entidad, para que los estudiantes puedan sufragar sus gastos de transporte.

Durante la ceremonia de presentación de resultados, efectuada el 30 de noviembre en el Auditorio Francisco Alonso de Florida, el secretario de Apoyo Académico de la FQ, Nahum Martínez Herrera, explicó el proceso de asignación para estas becas y los criterios de priorización.

Refirió que se generan dos convocatorias por año, es decir, una al semestre. Se le da prioridad a alumnos de bajos ingresos aun si son irregulares; con largos trayectos entre su casa y la escuela; onerosos gastos en pasajes; si son estudiantes foráneos y con apoyo insuficiente de sus familias, o que atraviesen alguna situación extraordinaria como estar embarazada, ser madre o padre soltero, ser su propio sostén económico o hayan sufrido la pérdida del principal sostén económico de la familia, o padecer una enfermedad o discapacidad que implique gastos significativos.

Martínez Herrera hizo énfasis en la ficha técnica domiciliaria, realizada con apoyo de la Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS), como una forma de continuar con la labor del fundador de esta iniciativa, el psicólogo de la Facultad, Bob Johnson, quien de manera sencilla, pero efectiva, daba seguimiento a los alumnos que requerían el apoyo.

Detalló que en el semestre 2018-2, se recibieron 166 solicitudes, de las cuales se otorgaron 127, 39 de ellas asignadas por renovación y 88 de nuevo ingreso al programa. En el correspondiente a 2019-1, se recibieron 144 y se brindaron 131, 59 por renovación y 74 de nuevo ingreso. Estas cifran dan un total de 258 alumnos becados en el año.

Al respecto, Nahum Martínez dijo que de todos los estudiantes beneficiados, 41 son estudiantes con un avance entre un 80 y 100% de créditos. “Nuestro objetivo es apoyarlos para que concluyan su licenciatura”, agregó.

En este informe, el funcionario también mencionó que el programa Arropa a un estudiante, en el cual los profesores realizan un donativo de batas de laboratorio, funciona como complemento al apoyo monetario brindado. Gracias a esta donación, dijo, los alumnos se ahorran dicho gasto.

En cuanto a la aportación, recordó que se puede contribuir desde 15 pesos quincenales vía nómina; además, el programa cuenta con aportaciones extraordinarias: “También queremos acercarnos a algunas empresas para recibir, en donación, guantes y goggles”, añadió el secretario de Apoyo Académico.

Sobre las perspectivas para el siguiente año, adelantó que se tiene contemplado incrementar el número de alumnos y continuar con el apoyo en especie de batas; asimismo, aumentar en un 25% el apoyo económico brindado. De igual manera, se prevé crear un programa integral para que el donante también se convierta en tutor y pueda dar un seguimiento directo y acompañar al alumno en su trayecto por la Facultad, concluyó.

Khalid Alfredo Hernández Páez

También podría interesarte