En marcha, la Unidad de Investigación en Reproducción Humana

Luego de suscribirse un convenio de colaboración entre la FQ y el Instituto Nacional de Perinatología

La Facultad de Química (FQ) de la UNAM y el Instituto Nacional de Perinatología Isidro Espinosa de los Reyes (INPer) pusieron en marcha la Unidad de Investigación en Reproducción Humana (UIRH), luego de suscribir un convenio de colaboración para impulsar el conocimiento y búsqueda de soluciones para las principales enfermedades de la reproducción humana que afectan a la población mexicana.

La UIRH, ubicada en el tercer piso de la Torre de Investigación del INPer, fue inaugurada el 21 de marzo por el Director de la FQ, Jorge Vázquez Ramos, y el Director General de dicho Instituto, Jorge Arturo Cardona Pérez, luego de una estrecha colaboración que data desde octubre de 2014.

Esta Unidad periférica de la UNAM fue creada para desarrollar estudios de frontera enfocados a los problemas de salud pública, particularmente los relacionados con la salud materno-infantil en el ámbito perinatal, en la población de pacientes atendidos en el INPer.

Durante la ceremonia inaugural, Vázquez Ramos señaló que dos académicos de la Facultad de Química, quienes cuentan con el Nivel III del Sistema Nacional de Investigadores, forman ahora parte de los recursos intelectuales del Instituto.

Por su parte, Cardona Pérez aseguró que “los vínculos establecidos a partir de esta colaboración fortalecen a ambas instituciones y permiten robustecer la investigación en el Instituto, para enfrentar el reto de los cambios en la medicina perinatal en los próximos 15 años”.

Los investigadores adscritos a esta Unidad son, por parte de la FQ: Marco Antonio Cerbón Cervantes e Ignacio Camacho Arroyo; por el INPer, Edgar Ricardo Vázquez Martínez, y por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Elizabeth García Gómez.

Las líneas de investigación vigentes en la UIRH son: Marcadores moleculares en plasma asociados a preeclampsia; Expresión de receptores a hormonas sexuales en endometriosis; Estructura tridimensional del genoma en endometriosis, y Automedicación de fármacos psicotrópicos durante el embarazo y su impacto en el neurodesarrollo.

Asimismo, Metilación del DNA en el síndrome de ovario poliquístico; Disruptores endócrinos y enfermedades metabólicas; Microbioma y endometriosis, y Estrés del retículo endoplásmico en células de miometrio.

Principales proyectos de la FQ

En entrevista, el académico del Departamento de Biología de la FQ y uno de los responsables de la UIRH, Ignacio Camacho Arroyo, explicó que el objetivo de este convenio es realizar investigación en enfermedades que afectan a la salud reproductiva y perinatal, así como plantear soluciones terapéuticas a estos padecimientos.

Los principales proyectos, explicó, buscan marcadores moleculares en el plasma asociados a la preeclampsia, una de las principales causas de mortalidad materna entre las mexicanas, en la que se presenta un incremento en la presión arterial y cuyas consecuencias pueden afectar de manera importante la salud de la embarazada y del neonato. El conocimiento de estos marcadores, dijo, permitirán en un futuro contar con herramientas predictivas de la enfermedad y tener una mejor aproximación terapéutica en el tratamiento de estas pacientes.

Otro de los padecimientos estudiados en la Unidad es la endometriosis, la cual provoca dolores intensos y es una de las principales causas de infertilidad en la mujer. “Estudiamos diferentes marcadores involucrados en esta enfermedad, asociados a cambios hormonales. Desde hace tiempo, en la FQ hemos estudiado el papel de la progesterona en muchos modelos biológicos. Nos interesan, en particular, ciertas proteínas que se sabe son importantes para la acción de la progesterona y no se han estudiado mucho en la endometriosis”, comentó Ignacio Camacho.

También se estudia en la UIRH, cómo está estructurado el genoma ante las afecciones relacionadas con la salud reproductiva y perinatal, lo que puede dar un panorama amplio y enriquecedor “de cómo se organiza la información genética en estas enfermedades, lo cual es relevante para resolverlas de una mejor manera desde un punto de vista molecular”, aseguró Camacho Arroyo.

Además, hay proyectos para conocer las alteraciones epigenéticas cuando se presenta el síndrome de ovario poliquístico; en otros se estudia el efecto del medio ambiente sobre las enfermedades reproductivas, así como la influencia de ciertos compuestos químicos o del microbioma en distintos padecimientos que afectan a la población mexicana.

Con estas líneas de trabajo se advierte que uno de los objetivos de la creación de esta Unidad es hacer investigación clínica con fines de una aplicación a corto o mediano plazo, y se busca que la Facultad contribuya a ofrecer soluciones a enfermedades que afectan a una parte importante de nuestra sociedad, particularmente a embarazadas y recién nacidos, expresó Ignacio Camacho.

Recursos humanos

Otro de los responsables de la UIRH y académico del Departamento de Biología de la FQ, Marco Antonio Cerbón Cervantes, señaló que esta Unidad tiene como principal interés vincular la investigación básica con la clínica: “Hacemos investigación básica en reproducción humana desde hace tiempo; sin embargo, tomando en cuenta la necesidad de ampliar la visión de este tipo de investigación a lo que realmente sucede en el ser humano y en particular en las principales enfermedades de la mujer, fue como surgió la idea de realizar un convenio con una institución del Sector Salud”.

Las enfermedades que estudiamos en la Unidad son las que representan un riesgo para la salud de la madre y el neonato, y que incluso son las principales causas de muerte, como las hipertensivas; sin embargo, hay otras enfermedades cuya prevalencia está en aumento como la endometriosis y el síndrome de ovario poliquístico, las cuales no sólo afectan el proceso reproductivo de la mujer, sino también su calidad de vida, indicó el universitario.

Estos padecimientos, continuó, no son exclusivos de la población mexicana, sino que afectan a las mujeres de todo el mundo, pero en las mexicanas, seguramente, están asociados con el estilo de vida y los hábitos alimenticios.

Finalmente, al hablar sobre el convenio, Marco Antonio Cerbón mencionó que este tipo de acuerdos muestra el interés e importancia de fortalecer la investigación en materia de salud en México, así como la formación de recursos humanos de alto nivel.

José Martín Juárez Sánchez

Yazmín Ramírez Venancio

Con información y fotografías cortesía del INPer

También podría interesarte