Mensaje del Director de la Facultad de Química

Palabras del Dr. Carlos Amador Bedolla, durante la toma de posesión como director de la Facultad de Química para el periodo 2019-2023

Junio 4 de 2019, Salón de Directores de la FQ

Dr. Leonardo Lomelí, Secretario General de la Universidad;
Dr. Jorge Vázquez, ex Director de la Facultad de Química;
Estimados miembros de la Comunidad de la Facultad;
Colegas y amigos:

Quiero repetir ante ustedes las palabras con las que empecé mi presentación a la Junta de Gobierno el día de ayer. Y lo quiero repetir por dos razones: porque, al parecer, funcionó, y porque es cierto. La mayoría de las cosas que hacemos en la Facultad de Química las hacemos bien. Desde luego que hay espacio para mejorar, pero podemos empezar todos los días nuestro trabajo desde la satisfacción de que esta Facultad funciona, logra sus fines y cumple su misión.

Esto se logra gracias al esfuerzo talentoso y dedicado de su comunidad: los estudiantes, los profesores y los miembros del personal administrativo de base y de confianza. A lo largo de nuestra historia se ha orientado el esfuerzo de esta comunidad para atender las funciones, los fines y la misión de la Facultad. Como Director, buscaré modificar ligeramente esa orientación e intensificar nuestro esfuerzo para satisfacer aún mejor nuestras funciones, en el contexto actual de finales de la segunda década del siglo.

La modernidad requiere y ofrece cambios. La docencia en la Facultad debe responder a las nuevas exigencias para los profesionales de la Química, y para hacerlo, debe emplear las nuevas ofertas de la tecnología. Quiero invitar a la comunidad –alumnos, profesores, personal administrativo– a intensificar nuestro esfuerzo por mantener nuestra atención a la docencia en la agenda permanente de nuestra Facultad. A pensar las formas en que podemos mejorarla, a proponer los mecanismos para lograrlo, a modificar nuestras prácticas, a ajustarlas y a optimizarlas para que nuestra función docente cumpla aún de mejor manera sus objetivos: la oferta de mejores profesionales de la Química, preparados para atender los retos del presente y para actualizar sus habilidades a retos del futuro que aún no conocemos.

La investigación que se desarrolla en la Facultad es nuestro más pulido rubí. Y de nuevo, la modernidad y el contexto actual nos pide nuevas orientaciones que requieren el esfuerzo colaborativo de la comunidad. Aprovechemos nuestras muchas y variadas especialidades para realizar investigaciones multidisciplinarias con impactos aún más importantes que los ya logrados. Pensemos en los mecanismos para intensificar la importancia social de nuestras investigaciones y hallazgos.

Estas dos breves ideas me permiten insistir en la invitación que hago: mejoremos aún más las cosas que hacemos tan bien en esta Facultad, intensificando nuestro trabajo colaborativo, integrando, aún más, a nuestra comunidad.

Finalmente, quiero expresar mi agradecimiento. A la comunidad entera, por la participación en un proceso de designación amistoso y cordial; a todos los candidatos que participaron en el proceso, siempre en la búsqueda de lo mejor para la Facultad; al Dr. Barragán y al Dr. Cruz, cuyas mejores ideas para el avance de la Facultad serán impulsadas por esta administración; al Dr. Vázquez, por sus ocho años de dedicación coronados por el estado actual de la Facultad, y a las Lauras, que creo que saben mejor que yo el lío en el que nos metimos y que han aceptado compartir tanto en sus obligaciones como en sus posibles éxitos.

“Por mi Raza hablará el Espíritu”.