La salud sexual debe ser un tema de urgencia y relevancia nacional

Cuarta sesión del webinar sobre autocuidado en la FQ

La salud sexual es un tema de urgencia y relevancia nacional para la salud pública, pues el acceso a una educación integral en sexualidad no sólo es necesario, sino indispensable, debido a los beneficios que conlleva para la conciencia del autocuidado, señaló Rodrigo Moheno, secretario general y cofundador de la Fundación México Vivo, al participar en la cuarta sesión del webinar El Autocuidado como un elemento esencial de las Políticas Públicas de Salud en el marco de la nueva normalidad.

Esta cuarta sesión en línea, titulada Salud sexual: cuando las ganas superan la sana distancia, se llevó a cabo en el marco del Día Internacional de la Juventud, dentro del ciclo de Webinars organizado por el Departamento de Farmacia de la Facultad de Química y contó con la participación de RB México y la Fundación México Vivo.

En su presentación, Rodrigo Moheno dijo que las denuncias de violencia sexual aumentaron en un 30 por ciento durante el confinamiento por la COVID-19, además de registrarse un incremento en las consultas en línea sobre este tema, lo cual significa que las personas están buscando ayuda o consejería para su vida sexual.

Sobre este tema, las dudas más comunes de los jóvenes –quienes constituyen el 31 por ciento de la población en México– son el uso de la pastilla de anticoncepción de emergencia, relaciones sexuales no protegidas con posibilidad de embarazo, riesgo de embarazo, retraso e irregularidad en la menstruación, píldoras anticonceptivas, violencia y Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), entre otros; además de que este sector es el principal afectado por la pandemia, en cuanto a sexualidad se refiere, recalcó el ponente.

El también activista mencionó que México ya tenía un déficit sobre educación sexual, pero la emergencia sanitaria vino a subrayarlo con consecuencias para dos o tres generaciones, porque a pesar de todo lo realizado, esta educación todavía no llega a las aulas para dotar a la juventud de herramientas y conocimiento que le permitan tomar mejores decisiones sobre su sexualidad: “la población joven se educa con pornografía y esto debe cambiar”, enfatizó.

En ese aspecto remarcó la necesidad de promover el uso de métodos anticonceptivos como estrategia fundamental para prevenir embarazos e infecciones, así como de planificación familiar, “ésta resulta más necesaria que nunca porque nuestra población está creciendo a un ritmo desmedido, en un momento en el que el sector salud no la puede atender debido a que está rebasado por la emergencia sanitaria”. Estas consecuencias de sobrepoblación “nos llevarán a una desintegración familiar mayor si seguimos a este ritmo de crecimiento”, expresó.

Ante este panorama, la academia, la sociedad civil, el sector privado y los organismos internacionales deben servir como puente para orientar a la juventud y que sus decisiones estén basadas en los derechos sexuales y reproductivos. Asimismo, deben continuar las alianzas estratégicas para promover acciones de información, de comunicación, recursos y servicios dirigidos a los jóvenes, finalizó el experto.

Autoerotismo

Por su parte, Akiko Bonilla, psicoterapeuta y educadora sexual también de la Fundación México Vivo, apuntó que se tiene un pensamiento hegemónico del placer, el cual es muy limitado. En el contexto actual, “pensaríamos que se nos está derrumbando el mundo al no permitirse un contacto físico; pareciera que está cayendo el erotismo, lo cual no es así, existen otras alternativas”.

A falta de contacto físico, agregó la especialista, una opción es el contacto virtual como el sexting, práctica de bajo riesgo físico, en la cual puede existir un posible peligro psicoemocional y social, por ello la experta destacó algunas estrategias para llevarlo a cabo como el uso de aplicaciones seguras, evitar mostrar el rostro o marcas características de la persona, el entorno visible en el material que pueda identificarla, además de negociar y delimitar el ejercicio entre quienes lo practican.

La psicoterapeuta comentó que es necesario hablar con la pareja para conocer si se ha estado en riesgo, “si se sabe que ambas partes han tomado los cuidados pertinentes, de pronto se pueden relajar; pero si se rompe la cuarentena, es recomendable renegociar los cuidados y no tener un encuentro en 15 días”.

La panelista recomendó no tener relaciones sexuales si alguna persona no se siente bien, si presenta síntomas relacionados con la COVID-19 o si existe alguna condición médica que incremente el riesgo de desarrollar complicaciones en caso de contagiarse del virus.

Otra opción en esta cuarentena, apuntó, es el sexo oral; sin embargo, enfatizó en utilizar un método barrera como el condón, evitar el contacto de ojos, boca, nariz o saliva, bañarse antes y después de la relación sexual, y no tener encuentros casuales o nuevas parejas sexuales.

Es momento del self love con el autoerotismo, indicó, pues es preferible “que te permitas conocer experiencias novedosas como el sexting seguro o incorporar juguetes sexuales a tus prácticas autoeróticas o de pareja que exponerte. Es importante romper con el pensamiento hegemónico del placer”.

Akiko Bonilla sostuvo que el autocuidado es la mejor opción, además, el autoerotismo o masturbación tiene diferentes beneficios, además de ser una práctica de mínimo riesgo, “ayuda a conocer tu cuerpo, sensaciones y familiarizarte con tu desnudez. Explorar el cuerpo no debe ser causa de temor o vergüenza, es una práctica que ayuda al autoconocimiento, al reconocimiento y la apropiación de nuestro cuerpo y su placer”, explicó.

En este contexto, tampoco se debe olvidar la importancia de prevenir el VIH y otras infecciones de transmisión sexual, así como los embarazos no planeados. El foco es cuidar la salud, concluyó.

Al presentar la cuarta sesión del ciclo de webinars sobre autocuidado, Carlos Álvarez, académico de la FQ, mencionó que la salud sexual es uno de los mayores retos impuestos por la contingencia sanitaria, en la cual el autocuidado debe ser reforzado en todos sus aspectos.

La salud sexual, dijo el docente, es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad, el cual requiere un enfoque respetuoso, así como la posibilidad de tener experiencias seguras y placenteras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.

Para fomentar la salud sexual, señaló que se requiere proveer a la población de elementos que permitan su correcto ejercicio, ello implica acciones como brindar información oportuna, proporcionar servicios de atención médica, fortalecer la prevención y el tratamiento de enfermedades de transmisión sexual, además de facilitar el acceso a métodos de planificación familiar.

En tanto, Sergio Mosquero, Gerente de Mercadotecnia para la Categoría de Bienestar Sexual de RB México, apuntó que Internet es la principal fuente de información sobre educación sexual para la juventud mexicana. El 64 por ciento de los mexicanos entre 18 y 24 años ha tenido sexo sin protección, esto se refleja en el primer lugar que ocupa el país en el mundo en embarazos adolescentes. Relacionado con este punto, indicó: “no se le ha ganado la batalla al VIH, sigue impactando desproporcionadamente a la población joven”.

Khalid Hernández Páez

Yazmín Ramírez Venancio

El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores y no refleja el punto de vista del Editor, ni de la UNAM. Se autoriza la reproducción parcial o total de los contenidos de la publicación, siempre y cuando sea sin fines de lucro o para usos estrictamente académicos, citando invariablemente la fuente sin alteración del contenido y dando los créditos autorales. Para otro tipo de reproducción comunicarse con la Lic. Verónica Ramón Barrientos, coordinadora de Comunicación de la Facultad de Química, al correo: socialmediafq@unam.mx
También podría interesarte