Necesario, valorar si los proyectos de biocombustibles son viables

Videoconferencia de la profesora Aline Villarreal

Es necesario valorar si el balance de carbono de los nuevos biocombustibles (el carbono que se emite por producirlos, con relación al dejado de emitir gracias a su uso) es conveniente o cercano a cero, además de que en proyectos de este tipo se debe tener una perspectiva global y multidisciplinaria para evaluar su viabilidad, señaló la profesora de la Facultad de Química Aline Villarreal Medina.

Al dictar la videoconferencia Análisis energético de la producción de biocombustibles líquidos, Villarreal Medina indicó que para cultivar las plantas de primera generación de biocombustibles (como caña de azúcar, maíz o trigo), se requiere retirar grandes cantidades de biomasa o plantas que estaban en esos terrenos, lo cual “genera dióxido de carbono; así, si se quita bosque tropical o selva para producir agro-energéticos se puede tardar muchos años en reducir el nivel de gases de efecto invernadero buscado”.

“A veces se consume más energía para producir bioetanol, a partir de caña de azúcar, que la energía obtenida con este biocombustible”, refirió la especialista el 5 de febrero en su exposición, la cual formó parte de los seminarios a distancia que organiza el Departamento de Fisicoquímica de la FQ.

En el caso de la segunda generación de biocombustibles, a partir de biomasa (como madera, pasto o desechos forestales), “también sería necesario evaluar el consumo de energía para producirlos, contra la energía obtenida con ellos”, mientras que por lo que toca a la tercera generación, en donde se propone el uso de microalgas y tratamientos como la pirólisis, el hidrotratamiento y la gasificación, “son procesos que se encuentran en una fase de investigación y desarrollo”, expuso la universitaria. 

En la actualidad, indicó también, en el mundo predomina el uso de combustibles derivados del petróleo, lo cual ha alterado el ciclo del carbono del planeta al aumentar la cantidad de CO2 atmosférico, lo que ha derivado en el aumento de la temperatura media del planeta, efecto conocido como calentamiento global.

“Los combustibles que más han llevado a ese incremento han sido el carbón mineral, el petróleo y el gas natural; las consecuencias del cambio climático están en la afectación a la biodiversidad, el aumento del nivel del mar y la reducción de la productividad agraria; por otra parte, se estima que si se mantiene el aumento del cambio de la temperatura del planeta debajo de 1.5 grados se podrían evitar las consecuencias catastróficas”, explicó la académica.

Por ello, apuntó, disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera es fundamental, pero asegurando una cantidad de energía para el desarrollo de la sociedad. El uso de biocombustibles líquidos es una opción sobre todo en el transporte; por ejemplo, el bioetanol y el biodiésel son biocombustibles líquidos que podrían ser una opción en ese sentido; también está la energía solar como otra opción necesaria”.

Ante ello, concluyó Aline Villarreal Medina, es necesario integrar análisis para conocer la tasa de retorno energético, el cual es un cociente de la cantidad de energía total que es capaz de producir una fuente de energía y la cantidad de energía que es necesario emplear o aportar para explotar ese recurso energético en los proyectos, para ver si tienen viabilidad. 

Asimismo, “es necesario promover una visión global y multidisciplinaria de los procesos y promover una comprensión profunda de ellos, utilizando principios científicos para evitar caer en modas”, finalizó.

La videoconferencia Análisis energético de la producción de biocombustibles líquidos, fue moderada por la académica del Departamento de Fisicoquímica de la FQ, María Eugenia Costas Basín.

José Martín Juárez Sánchez

El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores y no refleja el punto de vista del Editor, ni de la UNAM. Se autoriza la reproducción parcial o total de los contenidos de la publicación, siempre y cuando sea sin fines de lucro o para usos estrictamente académicos, citando invariablemente la fuente sin alteración del contenido y dando los créditos autorales. Para otro tipo de reproducción comunicarse con la Lic. Verónica Ramón Barrientos, coordinadora de Comunicación de la Facultad de Química, al correo: socialmediafq@unam.mx
También podría interesarte