Participan especialistas de diferentes instituciones en el Curso Internacional de Farmacovigilancia

Encuentro coordinado por académica de la FQ

Con la participación de la Academia Mexicana de Cirugía, la Asociación Mexicana de Farmacovigilancia y el Colegio Nacional de Químicos Farmacéuticos Biólogos México, se celebró el Curso Internacional de Farmacovigilancia, el cual fue coordinado por Liliana Vargas Neri, académica de la Facultad de Química.

El curso, transmitido vía internet los días 4 y 5 de septiembre, contó con la participación de integrantes de entidades como la Organización Mundial de la Salud, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica de Argentina, el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, la International Society of Pharmacovigilance, el Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga, la Universidad de las Américas Puebla, el Hospital Central Militar, la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, la Facultad de Medicina de la UNAM y el Instituto Politécnico Nacional, entre otras.

Este curso contó con cinco secciones generales y 30 profesores especialistas en temas que proporcionaron el panorama general de la farmacovigilancia en México y Latinoamérica, la identificación de los logros y oportunidades de esta ciencia en hospitales, los retos actuales que tiene la farmacovigilancia con el uso de la tecnología y los dispositivos médicos, así como las alertas ante los medicamentos falsificados y subestándar. 

Otro aspecto que se consideró en este curso fue la relación que existe entre la farmacovigilancia y temas que tienen que ver con la salud pública, como la osteoporosis y la resistencia antimicrobiana, sin dejar de lado temas tan relevantes como el monitoreo de efectos adversos tardíos, la seguridad de los medicamentos biotecnológicos, el impacto de las interacciones farmacológicas y errores de medicación en la clínica, la certificación hospitalaria y el nuevo enfoque del Sistema Nacional de Salud.

El Director de la FQ, Carlos Amador Bedolla, coordinó una de las sesiones del curso denominada Intervenciones en Farmacovigilancia, en donde participaron Lucila Castro Pastrana, de la Universidad de las Américas Puebla, quien abordó el tema La importancia de la investigación en Farmacovigilancia, y Mara Medeiros Domingo, del Hospital Infantil de México Federico Gómez, quien habló sobre Farmacovigilancia en investigación clínica y epidemiológica en pediatría.

Lucila Castro Pastrana dijo en su intervención que es importante y necesaria la investigación en esta área, porque existen tasas reportadas de la sub-notificación de las reacciones adversas de los medicamentos y errores de medicación muy altos, además no se conocen los datos recolectados a nivel nacional.

“Es necesario identificar los factores de riesgo que condicionan la aparición de reacciones adversas y la consumación de errores de medicación, para conocer, usar, controlar y diseñar mejor las herramientas terapéuticas disponibles para el tratamiento de las diversas enfermedades en beneficio de los pacientes”, indicó.

Por su parte, Mara Medeiros Domingo aseguró que muchas veces se prescriben medicamentos a los niños sin tener los estudios específicos para esa población, sobre todo antibióticos, antidiarreicos y analgésicos: “Los efectos adversos pueden ser más severos, porque son organismos en crecimiento”, apuntó.

Entre los errores relacionados con la falta de información en la farmacocinética en los niños, destacó que se extrapolan los datos de los adultos, se asignan concentraciones terapéuticas y se recomiendan dosis sin datos científicos que las soporten.

Al comentar estas presentaciones, Carlos Amador expresó que es manifiesta la necesidad de atender la Farmacovigilancia y es evidente la gran dispersión y variación de aspectos donde se debe poner atención, desde lo académico hasta la investigación fundamental, y la salud pública.

“Todo esto requiere mucha preparación y organización, porque no se sabe exactamente cómo se está haciendo el trabajo e, incluso, si se tienen los métodos y presupuestos necesarios, o si se deben adaptar nuestras instituciones para poder atender esto que es tan necesario”, comentó. 

Por ello, añadió, desde la Facultad de Química “es un honor participar en este encuentro, el cual refuerza nuestro contacto con el sector salud para así apoyar el desarrollo y el tipo de avances que se están reportando en este curso”.

Farmacovigilancia activa

En el segundo día de actividades del curso, el sábado 5 de septiembre, la docente de la FQ Liliana Vargas Neri dictó la conferencia De la Farmacovigilancia pasiva a la Farmacovigilancia activa, donde señaló que esta disciplina conlleva a monitorear la seguridad de los medicamentos y tomar acciones para reducir sus riesgos y aumentar sus beneficios. 

En ese sentido, indicó que es un área que incluye la recolección y manejo de datos de seguridad de medicamentos, así como analizar los reportes individuales de cada caso para detectar nuevas señales y proactivamente manejar el riesgo, a fin de minimizar “cualquier riesgo potencial asociado con el uso de medicamentos, comunicarlo e informarlo a los pacientes y a todos los interesados”.

La Farmacovigilancia moderna, añadió, también se preocupa por el impacto de los medicamentos sobre la calidad de vida de los pacientes, no sólo por los efectos puramente fisiológicos.

“La Farmacovigilancia activa busca, así, conocer completamente el número de eventos adversos mediante un proceso continuo y pre-organizado; la vigilancia activa significa que se toman medidas para detectar eventos adversos, a través de un seguimiento activo”, concluyó Vargas Neri.

José Martín Juárez Sánchez

El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores y no refleja el punto de vista del Editor, ni de la UNAM. Se autoriza la reproducción parcial o total de los contenidos de la publicación, siempre y cuando sea sin fines de lucro o para usos estrictamente académicos, citando invariablemente la fuente sin alteración del contenido y dando los créditos autorales. Para otro tipo de reproducción comunicarse con la Lic. Verónica Ramón Barrientos, coordinadora de Comunicación de la Facultad de Química, al correo: socialmediafq@unam.mx
También podría interesarte