Estudian plantas medicinales y procedimientos para tratar enfermedades gastrointestinales y renales

Conferencia de Josué Velázquez Moyado, del Departamento de Farmacia

Un grupo de académicos de la Facultad de Química, encabezado por Josué Velázquez Moyado, evalúa extractos orgánicos de plantas medicinales mexicanas con potencial terapéutico, utilizando diferentes procedimientos o sustancias para proteger el estómago y el riñón, como el uso de gasotransmisores, el sulfuro de hidrógeno y el óxido nítrico.

Velázquez Moyado, adscrito al Departamento de Farmacia, dictó la videoconferencia Estudio farmacológico de plantas medicinales mexicanas sobre patologías renales y gastrointestinales, el 12 de marzo, durante la segunda sesión en línea del ciclo de conferencias de los Nuevos Profesores de Tiempo Completo de la Facultad de Química.

El universitario explicó que su línea de investigación está enfocada, tanto en problemas gastrointestinales, como renales, pues éstos se encuentran entre las primeras causas de morbilidad y mortalidad, por ello es de suma importancia determinar una estrategia para buscar moléculas que podrían atacar a dichas enfermedades.

Refirió que, junto con su grupo de investigación, evalúan los extractos orgánicos, metabolitos secundarios de plantas medicinales mexicanas sobre la vía de señalización del sulfuro de hidrógeno, con potencial terapéutico gastro o nefroprotector. 

“Buscamos plantas que se hayan descrito de manera empírica o se haya sugerido la presencia de actividad gastroprotectora o nefroprotectora, pero muchas de ellas no tienen los estudios que validen estas cualidades, por lo tanto, nuestro trabajo es determinar si este conocimiento empírico difundido por la sociedad realmente tiene alguna sustancia científica”, agregó. 

Sobre los tratamientos, expuso que para la enfermedad renal crónica se tiene la terapia de reemplazo, como el trasplante de riñón, diálisis peritoneal o hemodiálisis que sustituyen la función de este órgano; sin embargo, llegan a ser procedimientos costosos. Otra estrategia, dijo, sería controlar las patologías asociadas como diabetes mellitus, hipertensión y obesidad, prevención en el cambio de hábitos alimenticios y actividad física; mientras que para la úlcera gástrica también recomienda cambios en el estilo de vida, tratamientos efectivos como antiácidos y protectores de la mucosa.

Explicó que su trabajo de investigación consiste en estudiar diferentes gasotransmisores, los cuales son pequeñas moléculas gaseosas que se pueden difundir con facilidad por el organismo y se ha reportado que tienen diferentes actividades a nivel sistémico. 

También investigan el sulfuro de hidrógeno, el cual se ha determinado que tiene diversas funciones terapéuticas: puede regular la homeostasis, potencia la defensa antioxidante, tiene funciones vasculares, regula la presión sanguínea y los procesos de angiogénesis; así como el óxido nítrico, molécula que se difunde fácilmente a través de los tejidos y a la que se le han descrito actividades como agente antifibrótico, favorece procesos de vasodilatación, tiene efectos antiproliferativos, evita la producción de nuevas células que pueden potenciar los daños consecutivos y efectos antiinflamatorios. 

Velázquez Moyado explicó que la regulación del sulfuro de hidrógeno está relacionada con el óxido nítrico; en el caso del estómago, se puede favorecer la liberación de los mecanismos de defensa primarios como producción de moco, que funciona como una barrera protectora y la producción de bicarbonato de sodio, el cual puede regular procesos de permeabilidad, antiinflamatorios y la transcripción de enzimas antioxidantes.

Para el riñón, agregó, se ha encontrado que el sulfuro de hidrógeno tiene, junto con el óxido nítrico, una importancia principal para favorecer la irrigación sanguínea, favorecen la estabilización de las proteínas y dan un buen espectro antioxidante y factor antiinflamatorio.

Enfermedades con alta morbilidad

El académico informó que, en 2016, las principales causas de muerte en México fueron problemas cardiovasculares, seguidos por diabetes y enfermedad renal crónica; en tanto, en el índice de morbilidad de padecimientos como gastritis, úlceras y duodenitis ocupan el cuarto lugar.

Asimismo, detalló que los productos naturales han tenido gran importancia para el estudio de la Medicina y desarrollo de nuevos tratamientos. México es considerado el segundo país con el mayor número de plantas medicinales, a la fecha, se han reportado más de 31 mil especies y, aproximadamente, el 10 por ciento de éstas son utilizadas en la Medicina tradicional, sostuvo.

Recordó que el 10 por ciento de la población mundial padece enfermedad renal crónica, la cual conlleva a una pérdida progresiva de la función del riñón, generando daños que pueden ser irreversibles y condiciones severas a los pacientes. Entre las causas de este padecimiento se encuentra la hipertensión, la diabetes y problemas cardíacos, así como la obesidad, el consumo de tabaco y la genética. 

En el caso de la gastritis, Velázquez Moyado indicó que se genera por una progresión que, en un inicio, produce irritación y, en un caso más severo, genera una perforación en el estómago desarrollando una úlcera gástrica; las causas son trastornos alimenticios, uso de medicamentos, principalmente antiinflamatorios no esteroideos, obesidad, consumo de alcohol, infecciones bacterianas (como invasión por Helicobacter pylori), con mayor afectación en adultos mayores. Las consecuencias son lesiones o sangrados.

Josué Velázquez Moyado cursó la licenciatura en Química Farmacéutico Biológica en la Universidad del Valle de México y la maestría en Ciencias, con especialidad en Fisiología Celular y Molecular en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional. Realizó el doctorado en Ciencias Químicas en el Departamento de Farmacia de la FQ-UNAM, además de una estancia posdoctoral en la Universidad Federal de Amapá en Brasil. 

Yazmín Ramírez Venancio

El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores y no refleja el punto de vista del Editor, ni de la UNAM. Se autoriza la reproducción parcial o total de los contenidos de la publicación, siempre y cuando sea sin fines de lucro o para usos estrictamente académicos, citando invariablemente la fuente sin alteración del contenido y dando los créditos autorales. Para otro tipo de reproducción comunicarse con la Lic. Verónica Ramón Barrientos, coordinadora de Comunicación de la Facultad de Química, al correo: socialmediafq@unam.mx
También podría interesarte