Investigan la relación de hormonas sexuales con patologías de la reproducción humana

Conferencia de Edgar Ricardo Vázquez Martínez, en el ciclo Nuevos Profesores de Tiempo Completo

Un grupo de investigación de la Facultad de Química, liderado por Edgar Ricardo Vázquez Martínez, estudia cómo la alteración celular y molecular de las capas del útero conocidas como endometrio y miometrio, y su respuesta a las hormonas sexuales, desencadena patologías de la reproducción humana, como en la fertilidad, la endometriosis y el parto antes de término.

En la endometriosis se registra el crecimiento del tejido del endometrio en regiones fuera del útero, lo cual está asociado con diferentes eventos moleculares, “relacionados a nivel inflamatorio y con las hormonas sexuales”, refirió Vázquez Martínez.

El académico habló sobre ésta y otras líneas de investigación durante la conferencia Epigenética y mecanismos moleculares de acción de las hormonas sexuales en patologías de la reproducción humana, la cual se realizó el 19 de marzo, como parte del ciclo de conferencias de los Nuevos Profesores de Tiempo Completo de la Facultad de Química.

La endometriosis, explicó, es una enfermedad dependiente de estrógenos: hay niveles incrementados de estradiol en el tejido afectado y esas células serán muy responsivas a dicha hormona, lo cual favorece la proliferación del tejido y el desarrollo de lesiones. Otra característica fundamental de la enfermedad es la resistencia a la progesterona, ello significa que las células implantadas en otros sitios no responderán a la progesterona; en consecuencia, no se diferenciarán de manera adecuada y no restarán esa proliferación. Esto es principalmente atribuido a defectos en la expresión de los receptores de esas hormonas, explicó. 

El también integrante de la Unidad Periférica de Investigación en Reproducción Humana (UIRH) de la FQ y del Instituto Nacional de Perinatología detalló que el endometrio está compuesto por diferentes tipos de células, principalmente epiteliales y estromales y esa capa es indispensable para la implantación del ovocito fertilizado, además de brindar, una vez presente el embarazo, un ambiente adecuado para el desarrollo del feto. En tanto, el miometrio es una capa que da soporte al feto e indispensable para llevar a cabo las contracciones asociadas con el parto.

Detalló que el endometrio va a sufrir una serie de transformaciones a lo largo del ciclo menstrual, por ello el grupo de trabajo que dirige Vázquez Martínez está interesado en estudiar cómo se generan éstas por los cambios en los niveles hormonales. 

En la fase proliferativa del ciclo menstrual están aumentados los niveles de estradiol, lo cual está relacionado con el engrosamiento del tejido; en tanto, en la etapa secretora, cuando ocurre la ovulación, habrá un incremento de progesterona, que va a restar la proliferación e inducir cambios o diferenciación en las células que compondrán ese tejido. En caso de que no ocurra el embarazo, van a disminuir los niveles de progesterona y ocurrirá la menstruación, añadió el investigador. 

Asimismo, apuntó que un componente mayoritario del endometrio son las células estromales, cuando aumentan los niveles de progesterona éstas permitirán, además de restar su proliferación, una diferenciación mediada por esta hormona, a este fenómeno se le conoce como decidualización, en el cual estas células cambiarán de fenotipo y función. 

El efecto de las hormonas, continuó el docente, será muy importante para que estas células puedan funcionar de manera adecuada: “Esto es importante, porque si existe una variación en todos estos eventos, puede llevar a alteraciones de la fertilidad principalmente, además de otras enfermedades como la endometriosis”. 

Al referirse al miometrio, dijo que esta capa muscular está relacionada con la activación de las contracciones uterinas y participa, junto con varios eventos como la dilatación del cérvix y la degradación de las membranas de la decidua, para que se pueda realizar el parto. Las células que componen el miometrio, a lo largo del embarazo, tendrán un fenotipo denominado no contráctil, pero cuando se acerca al término cambiarán y se interconectarán a través del aumento de la expresión y localización en las membranas de la proteína conexina 43, esto favorecerá que la contracción se lleve de manera coordinada, por lo tanto, del parto. 

Cuando ocurren las contracciones, disminuye la respuesta de este tejido hacia la progesterona, aunque los niveles en sangre de ésta se mantienen elevados. Además, se ha demostrado que hay un incremento de estradiol. Nuevamente, se observa que las hormonas sexuales van a ser indispensables para llevar a cabo los eventos que ocurren en el útero. 

De esta manera, si se conocen los eventos a través de los cuales se está regulando el parto, también se podrá estudiar qué está pasando en aquellas situaciones cuando el parto ocurre antes de tiempo (parto pre-término, ocurre antes de las 37 semanas de gestación), relacionado con una alta prevalencia de muerte en neonatos, así como de enfermedades para el bebé y la mamá. 

Más adelante, mencionó la existencia de reportes en donde se apunta que la Epigenética, la cual estudia los mecanismos relacionados con la funcionalidad de los genes de manera independiente a la secuencia de ácido desoxirribonucleico (DNA), juega un papel importante en los tejidos uterinos. En una revisión de su grupo de trabajo, describieron cómo se modifican las marcas epigenéticas dependiendo de la etapa del ciclo menstrual, “lo cual demuestra qué tan dinámico es el endometrio, no sólo a nivel celular, sino molecular”.

Para el caso del miometrio, prosiguió, se demostró que esos genes –los cuales se activan para las contracciones uterinas– van a estar regulados por las interacciones que ocurren entre sitios distales del genoma, para que pueda favorecer su expresión. 

El universitario apuntó que han trabajado con cultivos primarios de células estromales de las biopsias obtenidas durante las cirugías, proporcionadas por médicos del Instituto Nacional de Perinatología; los investigadores cultivan las células, realizan tratamientos y analizan marcadores de decidualización, tanto de mujeres que no tienen endometriosis, como de las que sí. 

Respecto al miometrio, el grupo está enfocado en la respuesta celular del estrés del retículo endoplásmico, en cómo regula las contracciones a través de mecanismos epigenéticos y las hormonas sexuales; así como en analizar un mecanismo relacionado con la metilación del ácido ribonucleico (RNA) y establecer si tiene una participación importante en la respuesta a las hormonas sexuales. 

Edgar Ricardo Vázquez Martínez cursó la licenciatura en Química Farmacéutico Biológica, realizó estudios de posgrado en Ciencias Bioquímicas en la Facultad de Química de la UNAM. Durante el doctorado llevó a cabo una estancia en el Centro de Regulación Genómica en Barcelona, España. Trabajó como investigador en Ciencias Médicas en el Instituto Nacional de Perinatología y, posteriormente, ingresó como académico a la FQ. 

Yazmín Ramírez Venancio

El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores y no refleja el punto de vista del Editor, ni de la UNAM. Se autoriza la reproducción parcial o total de los contenidos de la publicación, siempre y cuando sea sin fines de lucro o para usos estrictamente académicos, citando invariablemente la fuente sin alteración del contenido y dando los créditos autorales. Para otro tipo de reproducción comunicarse con la Lic. Verónica Ramón Barrientos, coordinadora de Comunicación de la Facultad de Química, al correo: socialmediafq@unam.mx
También podría interesarte