La píldora anticonceptiva, aporte revolucionario del egresado de la FQ, Luis Ernesto Miramontes

Tuvo impacto en áreas como la salud reproductiva y la sexualidad responsable a nivel mundial.

La aportación de Luis Ernesto Miramontes Cárdenas, distinguido egresado de la Facultad de Química, quien en 1951 logró la síntesis de la noretisterona, principio activo del primer anticonceptivo oral, permitió no sólo el empoderamiento de las mujeres, al otorgarles la libertad de tener hijos cuando lo desearan, sino también revolucionó a la sociedad al tener impacto en áreas como la salud reproductiva y la sexualidad responsable a nivel mundial.

A 15 años del fallecimiento del científico nacido en Nayarit, familiares y académicos de la UNAM abordaron la vida y obra de quien produjo la que es considerada la mayor contribución de la ciencia mexicana y uno de los inventos más importantes en la historia de la humanidad.

En conferencia de prensa realizada el 13 de septiembre, fecha de su aniversario luctuoso, Luis Miramontes Vidal, hijo del reconocido investigador, destacó la importancia de que el trabajo de su padre sea distinguido con la Medalla Belisario Domínguez, que otorga el Senado de la República, al ser un científico cuyo trabajo tuvo gran impacto a nivel mundial. La decisión, apuntó, “está en manos de los senadores”.

Por su parte, Pedro y Gabriela Betsabé, también hijos de Luis Ernesto Miramontes, recordaron que él “vivió una vida modesta, pues su descubrimiento no le representó ningún ingreso financiero extra”, siempre fue sencillo y generoso con su familia, alumnos y amigos.

En su oportunidad, Blas Flores Pérez, jefe del Departamento de Química Orgánica de la Facultad de Química, señaló que el trabajo de Luis Ernesto Miramontes Cárdenas, cuya patente compartió con el austriaco Carl Djerassi y el húngaro George Rosenkranz, impulsado por la compañía química mexicana Syntex, constituye “una historia de éxito de una visión tanto empresarial como científica” y la mayor aportación de la Química Orgánica mexicana.

Ruth Jaimez Melgoza, coordinadora de Investigación del Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la UNAM, aseguró que el desarrollo de Miramontes Cárdenas “representó un parteaguas en las políticas internacionales en salud reproductiva y permitió promover una salud y una sexualidad responsable, así como la libertad de tener hijos cuando se desee”.

En este sentido, añadió que los métodos de control natal ayudan a prevenir las enfermedades sexuales y reproductivas, y previenen la muerte de madres e hijos, al evitar embarazos no deseados: “Millones de mujeres actualmente utilizan algún tipo de anticonceptivo hormonal y la gran mayoría usa la píldora anticonceptiva. Definitivamente, la noretisterona es una de las moléculas más importantes de la humanidad y una de las sustancias más revolucionarias en la historia”.

Con apenas 26 años de edad, Luis Ernesto Miramontes Cárdenas, quien estudió e impartió clases en la antigua Escuela de Ciencias Químicas, hoy Facultad de Química de la UNAM, logró realizar la síntesis de la molécula noretisterona el 15 de octubre de 1951.

La noretisterona es el compuesto activo base que llevó a la producción del primer anticonceptivo oral sintético (mejor conocido como píldora anticonceptiva). En el año 2000, la noretisterona fue nominada como una de las invenciones más significativas en los últimos dos mil años por personajes que incluían a Premios Nobel. En 2003, se consideró como una de las 17 moléculas más importantes en la historia, y en 2004, como la vigésima más relevante de todos los tiempos, en el Reino Unido.

En 2005, una evaluación de la Academia Mexicana de Ciencias sobre el impacto de la ciencia mexicana en el mundo concluyó que la síntesis de la noretisterona por Miramontes Cárdenas es la mayor contribución científica de México en la historia.

José Martín Juárez Sánchez

Yazmín Ramírez Venancio

También podría interesarte