Avanza en la FQ la línea de investigación de microorganismos que biodegradan el poliuretano

Un grupo de investigación de la Facultad de Química (FQ) trabaja en aislar microorganismos capaces de atacar y degradar el poliuretano (PU), así como en identificar y estudiar las actividades enzimáticas que éstos utilizan para ello, con la finalidad de mejorarlas para desarrollar procesos biotecnológicos que permitan el tratamiento de desperdicios de ese plástico y con ello reducir la contaminación ambiental.

Hasta el momento, el grupo encabezado por la docente Herminia Loza-Tavera, del Departamento de Bioquímica de la FQ, ha logrado aislar del ambiente algunas bacterias (en específico la denominada BQ1), consorcios microbianos y hongos, capaces de crecer en medios de cultivo minerales con barnices de PU y de atacar (degradar) estos materiales.

En la conferencia de prensa realizada el lunes 6 de junio, en el Edificio H Mario Molina de la FQ, Herminia Loza-Tavera destacó que entre los resultados más interesantes del proyecto de investigación, está el hecho de que se ha podido identificar una actividad enzimática y algunos genes que podrían participar en la degradación de PU; además, se han aislado cepas de hongos con alta capacidad de degradar espumas sólidas de poliéter-poliuretano, un tipo de PU muy recalcitrante, frecuentemente utilizado en la fabricación de colchones.

Este desarrollo para degradar PU a partir de la acción de bacterias y hongos está actualmente en proceso de patente, señaló también la universitaria al presentar, ante medios de comunicación, el trabajo Estudio de microorganismos que biodegradan poliuretano con miras a su utilización en procesos biotecnológicos.

Con este trabajo, expresó Herminia Loza, “consideramos posible que en algún tiempo, y si se continúa con esta línea de investigación, se desarrollen procesos biotecnológicos que permitan establecer un sistema para degradar a estos plásticos”.

IMG/jpg/IMG_0054.jpg

Tras apuntar que los avances de esta línea de investigación están por aparecer en una revista científica internacional, la docente de la FQ también aseguró que no existe información actualizada acerca de lo que se produce y desecha en materia de plásticos en México; ya que el PU no se puede reciclar, se tira en los basureros.

Dijo que la perspectiva es aplicar estos microorganismos para degradar hule espuma, “mediante compostas que favorezcan la degradación tal vez en plantas paralelas a donde están los tiraderos, pero aún no hemos entrado a la etapa de prueba piloto”.

Asimismo, indicó que en México no hay una ley que determine el reciclaje del material plástico, como sí sucede, por ejemplo, en la Unión Europea, donde las normas establecen que para 2025 ya no deberá de haber plásticos que se desechen en los basureros, sino que todos se deben reciclar: “Es necesario que en el país haya normas que determinen que por lo menos un porcentaje de los plásticos sean reciclados”, sostuvo.

Luego de precisar que esta línea de investigación inició en la FQ hace 12 años, Herminia Loza comentó la posibilidad de que en la próxima década pueda aplicarse este desarrollo para degradar plásticos.

Poliuretano

El PU es un plástico ampliamente utilizado en la vida cotidiana para aislamiento, empaque, en suelas de zapatos, barnices y fibras textiles, entre otros materiales. En 2012, tan sólo en Europa se produjeron 4.4 millones de toneladas y se estima que esta cifra seguirá incrementándose.

Después de su vida útil, explicó Herminia Loza, y debido a la naturaleza química de este material, su reciclaje es muy limitado y su descomposición lenta; se estima que de cientos de años.

Esta desintegración lenta, expuso la universitaria, está relacionada con la corta vida del PU en el planeta pues, al haber sido inventado hace apenas 60 años, los microorganismos saprófitos, encargados de descomponer los materiales y reciclarlos, no han desarrollado actividades enzimáticas para degradarlos.

Tal circunstancia ha generado una acumulación de material usado y esto deriva en dificultades para el tratamiento de estos desechos. A esta problemática responde la línea de investigación desarrollada en la Facultad de Química.

Avanza en la FQ la línea de investigación de microorganismos que biodegradan el poliuretano

También podría interesarte