El paso del Nobel de Química mexicano por la Facultad de Química

¡Hasta siempre, Mario Molina!

Egresado de la Facultad de Química de la UNAM, Mario Molina adquirió en su Alma Mater los sólidos conocimientos que le abrieron la puerta hacia nuevos horizontes en la ciencia mundial, que le llevaron a obtener el Premio Nobel de Química 1995. 

Mario Molina cursó la licenciatura en Ingeniería Química en la Universidad Nacional de 1960 a 1965. Obtuvo el título con Mención Honorífica por el trabajo de tesis orientado a la Química Analítica cromatográfica en fase vapor, el cual llevó a cabo en el Instituto de Química de la Máxima Casa de Estudios, bajo la dirección de Armando Manjarrez. También fue profesor asistente en la Universidad entre 1967 y 1968. 

Posteriormente, estudió un posgrado sobre cinética de polimerización en la Universidad de Friburgo, en Alemania, y el doctorado en la Universidad de California en Berkeley, bajo la asesoría de George C. Pimentel. Fue profesor asociado en Berkeley y, en 1973, se trasladó al campus de Irvine, con el académico Frank Sherwood Rowland.

En 1974, junto con Frank Sherwood publicaron en la revista Nature su tercer artículo científico, en el que presentó firmes hipótesis acerca del impacto que podrían tener las emisiones de los compuestos industriales, clorofluorocarbonos, sobre la estratosfera. Esta investigación les valió el Premio Nobel de Química en 1995.

Mario Molina siempre se mantuvo cercano a la comunidad de la Facultad de Química: tomó parte en los festejos por el Año Internacional de la Química en 2011, así como en las actividades por el Centenario de la Facultad. El Nobel estuvo presente en el arranque de la Campaña Financiera 100 x los cien, en febrero de 2014. Asimismo, en abril de ese mismo año, el Consejo Universitario aprobó otorgarle una Cátedra Extraordinaria e incorporarlo a la planta académica de la FQ; esta cátedra también se le concedió a Ada Yonath, Premio Nobel de Química 2009, quienes a partir de marzo de 2015 impartieron conferencias, charlas y talleres con los estudiantes de la entidad educativa. 

Además, como parte de los objetivos de la Campaña Financiera 100 x los cien se construyó el Edificio Mario Molina, inaugurado el 15 de octubre de 2015. Este inmueble alberga en la actualidad la Unidad de Servicio de Apoyo a la Investigación y a la Industria (USAII), las oficinas de la Secretaría de Extensión Académica, del Patronato de la FQ y de la Asociación de Ex Alumnos. 

Fuente: Historia de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México. Su primer siglo: 1916-2016, Edits. Garritz, A. y Mateos, J.L. México: Facultad de Química.

El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores y no refleja el punto de vista del Editor, ni de la UNAM. Se autoriza la reproducción parcial o total de los contenidos de la publicación, siempre y cuando sea sin fines de lucro o para usos estrictamente académicos, citando invariablemente la fuente sin alteración del contenido y dando los créditos autorales. Para otro tipo de reproducción comunicarse con la Lic. Verónica Ramón Barrientos, coordinadora de Comunicación de la Facultad de Química, al correo: socialmediafq@unam.mx
También podría interesarte